Tips para cuidar tu alimentación en la oficina

Uno de los principales problemas que enfrentan las mujeres de oficina es el sobrepeso y la mala alimentación. La falta de tiempo, de organización y de ejercicios cotidianos se vuelven terriblemente dañinos para nuestra salud.

Sin embargo, si aprendemos a balancear adecuadamente nuestro horario y nuestra dieta, además de no saltarnos ningún alimento, es seguro que podremos recuperar nuestro peso y mantenernos saludables también en la oficina.

Tips

  • Una de las cosas que debemos esforzarnos por cumplir es nuestro horario; en este debe estar programado desde el momento que nos levantamos hasta que nos acostamos a descansar.
  • Si aprendemos a organizarlo todo, es seguro que nos quedará tiempo para prepararnos los alimentos en casa de modo que comamos saludable y ahorremos dinero.
  • Si se trata de ahorrar tiempo, es efectivo que programes los alimentos que comerás en la semana, así puedes planificar las compras y balancear tu comida sin gastar.
  • Otra forma de mejorar es preparando recetas rápidas de elaborar y sencillas de transportar y calentar.
  • En esta lista puedes encontrar ensaladas sancochadas, frescas, carne a la plancha, caldos, sopas, etc., las cuales debes elegir de acuerdo a la cantidad de calorías y proteínas que tu cuerpo necesita.

  • De preferencia solo debes comer un plato fuerte acompañado de un fruta mediana durante el almuerzo.
  • Caminar suavemente después de almuerzo, no solo te ayudará a digerir y despejarte del trabajo, sino que hacerlo con regularidad también te ayuda a quemar calorías; procura hacerlo al menos 30 minutos al día.
  • Organiza tu horario de almuerzo para que tu estómago se acostumbre a comer a la misma hora, así evitarás que te dé gastritis o reflujo.
  • Recuerda que si desayunas bien, evitarás picar alimentos o snacks a media mañana y así dejarás de lado el sobrepeso y los incómodos rollitos.
  • Si te ves obligado a comer fuera o en el comedor de la empresa, evita las frituras y los aderezos o aliños para ensaladas. Estos, aunque le dan gusto, contienen grasa y condimentos que nos engordan; en su lugar utiliza solo sal y limón.

  • Puedes pedirte carnes a la plancha, caldos, estofados o al vapor; en lo posible evita comer los postres y de tomar prefiere agua embotellada, refrescos de fruta natural o infusiones.
  • En todo caso, si pese a tu buen desayuno tienes un antojito de media mañana o media tarde, puedes comprarte yogurt de dieta en vasitos o barras de cereal que contiene cantidad de proteínas y nutrientes con poquísimas calorías.

Fuente: iMujer, UMedico.

Imágenes: CullenClanFansite, AdelgaceenLinea, BlogandCoffee.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados