Los mejores snacks para tener en tu escritorio

Esperar hasta la hora del almuerzo para suplir el antojo por comer algo rico puede resultar toda una odisea para algunos. En nuestra oficina, desde que comienza el día estamos comiendo algo. Una galleta, unos caramelos, algún sanguchito o una gaseosa para aplacar el hambre que ya se empieza a sentir antes de llegar el mediodía, son solo algunos de los productos nada saludables que hay en nuestra lista de compras en la bodega.

Antojos que pasan la factura

Aunque comer todo eso que nos provoca y resulta agradable es delicioso, hacerlo puede traer ciertas consecuencias en nuestra salud. Consumir papas fritas, hamburguesas, jugos o gaseosas puede “aportar” el 50% de las calorías que una persona necesita a diario, si a esto le sumamos el almuerzo, la cena y lo que vamos “picando” en todo el resto del día estaríamos hablando de un desbalance, este en algunos casos produce sobrepeso y en otros enfermedades como el colesterol, falta de calcio, reducción de las fibras del cuerpo, etc.

Seguro que con el párrafo anterior nunca más querrás comer más de lo necesario, pero ¡espera! hay un variedad de alimentos que pueden ayudarte a reducir ese apetito voraz y que además te ayudan a mejorar el estado de ánimo, son saludables y bastante económicos.

Para picar y compartir

Dicen que la mejor fórmula para evitar romper la línea, es compartir lo que comemos con los demás. En este caso, esos deliciosos frutos secos serán un fiel compañero. La próxima vez que salgas de compras al supermercado, no te olvides de comprar algunos de los productos de esta lista

  • Almendras: 20 gramos al día, tal vez unas 15 de estas serán suficientes para calmar el hambre y aportar energía
  • Maní: una bolsita de 25 gramos. Puede ser dulce, salado o cubierto con galleta ¡cuidado con abusar del azúcar.
  • Nueces, avellanas, castañas combinadas con pasas, esa combinación de dulce y salado es buenaza.

Para tener más energía

Hay productos, que aunque no aporten tantos beneficios también deben estar. Las mentitas, los caramelos de limón, los toffes o cualquier dulce masticable es perfecto para darle la dosis de glucosa al cuerpo. Además, si hay alguna reunión y quieres tener un aliento fresco, unas pastillas de menta ayudan (claro, no olviden el cepillado después del almuerzo)

¡Siempre cereales!

Si de niña te encanta comer cereales en el desayuno, estoy seguro que hasta ahora te gusta disfrutar de una deliciosa porción de cereales en cualquiera de sus presentaciones. Hay varias formas de consumir este producto, la que más me gusta en barra, como los que promociona una conocida marca de galletas. Si te quedaste sin desayuno, compra una de estas al pasar por la tienda y disfruta de este simple y rápido alimento.

Para quienes tienen un cajón en su oficina, o simplemente, pueden dejar algunas cosas personales en su trabajo una buena compra es una caja de corn flakes o una bolsa de granola para salvar las situaciones más complicadas. Puedes combinarlas con yogurt (si tienes una refrigerado pequeña, para que se mantenga en perfectas condiciones)

Líquidos: lo más importante

No en vano desde pequeños llevamos nuestra botella con agua al nido, al colegio e incluso a la universidad. La sensación de sed nos puede causar cierta inquietud al trabajar, por esta razón, lo recomendable es tener agua natural (no gaseosas ni refrescos) sobre el escritorio. El agua cumple un proceso fundamental y es incluso más importante que los alimentos.

Para que tus días de trabajo no sean pesados te sugiero jugos naturales por la mañana, yogurt que puedes combinar con cereal. Si te es difícil encontrar donde tomar un buen jugo cerca a tu oficina, puedes tomar alguno de cajita, que aunque no son tan recomendables, pueden sacarte de apuros.

Imágenes: NuviSystem, EuroResidentes, NiniaLevadura, CaniSport, EduardAscencio, BiggeststMenu, HappyGrub, TenerBuenaSalud, WhollysBlog.

Etiquetas : , , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados