¿Qué no debes olvidar en tu primer día de trabajo?

¿Quien no ha estado nervioso en su primer día de trabajo? La mayoría de nosotras se pone nerviosa porque no sabe cómo vestirse ni qué cosas llevar para aprovechar el día. A veces tenemos la idea de que este día va a ser sensacional y que nos vamos a llevar de maravilla con todos nuestros compañeros, pero eso nunca ocurre, pues la confianza se gana con el tiempo.

Yo recuerdo que mi primer día, después de esperar a mi jefe por más de una hora, me presentaron con todos mis compañeros de labores y me indicaron mi lugar de trabajo en el área. Me dijeron los nombres de cada uno de ellos y aunque todos fueron amables, no podía recordar el nombre de ninguno. Además, no podía evitar fijarme en que estaban vestidos casuales y yo en traje formal, por lo que no me sentía nada cómoda.

Para colmo, no estaba preparada para anotar las indicaciones de mi nuevo cargo, por lo que tuve que pedir prestado hojas y papel. Realmente fue un día difícil porque sentía que todos me observaban y me veían que no hacía nada. No esperaba las horas para volver a casa y prepararme mejor para el día siguiente, ¿Te ha pasado lo mismo a tí?

En caso estés próximo a presentarte a tu primer día de trabajo, te dejo con algunas pautas que te ayudarán a sobrevivir con éxito a este primer día. Si te interesa saber cuáles son, sigue leyendo este post.

Vestirse adecuadamente

Averiguar cómo se visten los empleados en el área dónde vas a trabajar es fundamental para sentirte cómoda. Si yo hubiese sabido antes que podía llegar en jeans, zapatillas, botas casaca o chaqueta casual, en lugar de pantalón y blusa formal, me habría sentido menos rara la primera vez y hubiese llamado menos la atención.

Asimismo, es importante que tu forma de vestir sea lo más discreta posible, pues lo que menos debes buscar es llamar la atención negativamente (convertirte en un elemento distractor en el área).

Llevar todo lo necesario

Carga siempre contigo una libreta de notas, una agenda y un lapicero para anotar las indicaciones de tu jefe inmediato. Así demostrarás que eres eficiente desde el inicio y de que estás pendiente de todo. Si puedes llevar post its, mejor, porque así podrás colocar tu código y clave para acceder a tu máquina rápidamente.

En tu libreta puedes anotar las rutas de acceso a los archivos que necesitas para hacer tu trabajo sin estar preguntando a todo el mundo; eso te facilitará el trabajo. Si hay recomendaciones especiales, es mejor registrarlas para evitar que te hagan observaciones.

Ser puntual

Asimismo, cumple con tu trabajo en las horas laborales, y entrégalo a tiempo para que te ganes la confianza de los jefes. Verás que poco a poco irás ganando la confianza de los jefes, a la vez que te sentirás más segura de tus capacidades. El ser puntual es otro signo de responsabilidad

Ser recatada… al principio

Parece raro, pero lo cierto es que si eres alegre y algo bulliciosa, no te conviene mostrarte tal cual al inicio, al menos hasta que tus compañeros y jefes te tengan más confianza. De lo contrario solo te ganarás anticuerpos de todos ellos.

No lleves almuerzo

Es mejor que conozcas el ambiente donde almuerzan antes de mandarte con tu lonchera. Sal a comer alrededor y descubre cuánto cuesta y si sale a cuenta comer fuera o llevar tu comida. Asimismo, podrás averiguar si tienen un lugar dónde comer.

Si has traído sanguches, evita comerlos en la oficina mientras trabajas, pues el olor a comida molestará a todos. Y encima si comes con una mano y escribes con la otra no solo te verás desordenado sino también sucio.

Pregunta siempre

Si se trata de confirmar que lo que haces está bien, pregunta. No es bueno asumir o creer que lo que estas haciendo está bien cuando algo no te ha quedado claro. Además si te están corrigiendo algo, es mejor quedarte callada hasta que terminen de explicarte y luego vuelves a preguntar hasta que te quede claro. Si puedes sacar la mayor cantidad de información de la empresa para tu beneficio, mejor, ya que eso le dirá a los jefes que estás comprometido con tu trabajo.

Sonrie

A nadie le gusta tener por compañero a Terminator, por eso es mejor que muestres un rostro amable y esboces una sonrisa aunque te sea difícil al inicio. Una persona con la sonrisa a flor de piel siempre inspira confianza.

Referencias: Trabajando, QueQuieres, HowStuffWorks, Essortment.

Imágenes: VirtualAssistantMon, UniversiaBlogs, Healthylifecarenews, SkyNews.

Etiquetas : , , , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados